Vidas que no he vivido

By 11:30 ,



Fuera hace frío. No importa. Salgo para congelarme. Tengo la absurda idea de que el frío se llevará el dolor. Cambiaré las punzadas en la piel por las punzadas del corazón. La piel es más sensible, ¿no? El daño que me hace el frío cobrará el protagonismo debido y no notaré el daño que has hecho tú.

Enciendo un cigarrillo en una época en la que fumar está mal visto. Llorar por alguien, también. Pero yo no te lloro, nos lloro a ambos. A lo que pudimos haber sido.

Cada calada me quema por dentro, igual que la escena que ven mis ojos. Una pareja tras el cristal de una ventana en el edificio de enfrente. En la intimidad de un hogar. Ambos ríen mientras entrelazan las manos. Paradojas del maldito destino. No me tocó vivirlo contigo. Al menos, no el tiempo deseado. De repente y sin venir a cuento, él cambia el gesto. Ya no sonríe. Le ha dado una bofetada y la ha tirado al suelo. Ya no siento envidia, ahora siento miedo. Apago el cigarro y entro corriendo a por el teléfono. Él la arrastra por el pelo, ya no les veo. Llamo a la policía. Enciendo otro cigarro mientras tiemblo. Esta vez no es de frío, es de los nervios. Ya no te recuerdo, la temperatura no ha borrado el dolor, ha sido el dolor ajeno.

Mejor estar sola. Mejor con uno bueno.

No dejes de leer

0 comentarios