La casa del final de la calle

By 9:19 ,


La casa está deshabitada, es la versión oficial. Pero en los días de
lluvia si te paras en la puerta, puede que la escuches llorar. No es
un llanto histérico, ni siquiera grita. Es un lamento, un suave
quejido como el rumor del viento.

Fue un día de lluvia cuando ella lo vio marchar.
Él regresó al tiempo, arrepentido por haberse marchado.
La encontró tumbada en la cama, tan solo quedaban los huesos y pocos más.
Cuentan los más viejos, que él invocó su espíritu y juntos
convivieron hasta que él se volvió a marchar de forma natural.

Ella vaga por la casa. Los días de lluvia le llama y le pide regresar.
"Vuelve cariño, vuelve" es su lamento, y llega con el rumor del viento
cuando te atreves a pasar...

No dejes de leer

0 comentarios