Viuda

By 6:15


Fuimos un bello proyecto en una época equivocada. Recuerdo la tarde que encargué los zapatos del vestido de novia. Ese fue el preciso instante en el que creí que las princesas de cuento existían. Que viviríamos en un castillo y que serias capaz de hacer feliz a una mujer como yo. Claro, que por aquel entonces ya me hacía feliz yo sola. Nunca fuiste suficiente, fui para ti un traje que siempre te quedó demasiado grande, tardé tiempo en darme cuenta.

Para ser capaz de vivir sin nosotros, te maté. No es una confesión de un crimen. Maté a la persona que había convivido conmigo, porque realmente dejó de existir. Una madrugada, de las muchas sin dormir, te enterré y escribí tu panegírico. Vestí de luto una larga temporada y te hice un altar, donde lloraba tu muerte. Espero no cruzarme contigo porque me cagaré de miedo…

No dejes de leer

0 comentarios