El vuelo de la mariposa

By 7:17 ,

                                                                                                                                                      Fotografía: Rodney Smith

Siempre recordaré los domingos de mi infancia. Mi madre nos echaba a mi padre y a mí de la casa para hacer los quehaceres hogareños sin tenernos por allí incordiando. Mi padre se inventaba mil y un juegos, pero el que más me gustaba era el de cazador de mariposas.

Nos vestíamos de exploradores y con nuestra pequeña red saltábamos llenos de júbilo intentando cazar aquellos diminutos y elegantes seres que huían atemorizados por su inminente captura.

Nunca cazamos ninguna. Ahora sé con seguridad que mi padre las dejaba escapar. Capturar al bello animal no era el objetivo de nuestra expedición. Hace un mes mi padre nos dejó víctima de una enfermedad terminal. En su lecho de muerte me dijo:

Jason, no les hagas daño a las mariposas. Juega con ellas, disfruta de su vuelo y belleza pero protégelas. Son un regalo que nos brinda la naturaleza. Yo volaré con ellas.

Cada domingo por la mañana salgo con mis hijos y con mi mujer a correr junto con las mariposas. Al hacerlo siento como mi padre corre con nosotros. Ojalá hubiera cazado mariposas con él más días a lo largo de mi vida...

No dejes de leer

0 comentarios