Despecho

By 12:41 ,

                                                                            Imagen: Stefan Heileman

—Tal vez, sólo tal vez, la piedra acabe estampada en mi cabeza. Ahora me odias o eso crees, pero en el fondo me amas, y me perdonarás como has hecho hasta ahora. En esta ocasión, he ido demasiado lejos, he traicionado los cimientos de nuestra confianza. Pero imploro a tu corazón, el perdón que tanto ansias darme. Deja la piedra, pues aunque la merezco, aunque tropezaré de nuevo con ella después, sabes que somos uno. Deja la piedra, amor. Deja que transforme esa rabia en puro deseo—Suplicaba Arthur.

Pero la piedra acabó estampada en su cabeza, harta de que intentara arreglarlo todo de la misma manera.

"¿Qué arreglabas con ella? Cabrón" Pensaba, mientras satisfecha se alejaba y le veía retorcerse de dolor…

No dejes de leer

0 comentarios