Tiempo

By 23:43 ,

Suena el despertador. No me apetece mover la mano para apagarlo.
Vivo con un gato, que ha salido corriendo hacia el cacharro de la comida en cuanto ha escuchado el infernal sonido.
No hay nadie más. Podría estar sonando todo el día que no molestaría a nadie. Domingo. No tengo que levantarme para nada. Nota mental: ¿Por qué cojones no apagué el despertador ayer?...

El tiempo… La importancia del tiempo. Si fuera mañana, en vez de hoy, tendría que levantarme corriendo, ducharme corriendo, desayunar corriendo, para llegar corriendo al trabajo. Para llegar puntual. Tanto esfuerzo para llegar a un sitio que no me importa. Que pérdida de energía y TIEMPO.

El tiempo…Hoy no me toca correr.
Venga va. Me levantaré. Apago el maldito despertador, alimento al gato y decido salir a desayunar fuera, para mezclarme con los seres de mi misma especie.

¡Mierda! No tengo bragas limpias… ¡Qué más da! No se va a enterar nadie.
Me lavo como el gato y me lanzo a la calle.
Terracita, sol, café. Mucho café. La terraza está llena de gente ruidosa.
—Perdona, ¿Está ocupada?
Levanto la vista y no doy crédito. Un tío cañón me habla.
—No, puedes llevártela.
—No—Sonríe—Es que no hay más sitio. Me preguntaba si podría sentarme a tomar un café. No voy a molestarte.
Ahora sonrío yo. De repente, se ha puesto interesante el domingo…y yo, ¡Con las bragas sucias!

No dejes de leer

3 comentarios

  1. Siempre hay que tener unas braga limpias de reserva!! Jijiji

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay que tener unas braga limpias de reserva!! Jijiji

    ResponderEliminar