Starcity

By 5:26 ,

                                                                                       Acuarela de Elicia Edijanto 


Lloraba. Lloraba de emoción al comprobar que el viaje era real. Días de promesas, caminos escarpados y desconfianza. Todos seguían al extraño gurú que les prometía un día entero junto a ellos. ¿Cómo negarse? ¿Y sí era real? Merecía la pena correr el riesgo. El agotamiento físico no importaba. La esperanza y el miedo dominaban la expedición. Nadie decía nada, no hacía falta. Los ojos eran ventanas al alma. Tanto dolor… Al llegar al destino, sólo lágrimas, el grupo anterior iniciaba el viaje. Los emocionados papás ascendían al cielo para cumplir su sueño. Todos corrieron, reían llorando o lloraban riendo. "Un día entero contigo", pensaba mientras corría. La ciudad de las estrellas, "allí estarás y allí me quedaré". Se decía para sus adentros, nadie lo sabía, pero estaba decidido, nunca volvería…

No dejes de leer

0 comentarios