La flor

By 4:04 ,


Me entregaste una flor. Una preciosa rosa roja pero con muchas espinas.
Conseguí cogerla sin pincharme, para disfrutar de su olor. Creí que la conocía. Me aprendí todas las espinas, pero una se me escapó. No la vi. Y hasta dentro se clavó. El dolor fue horroroso.

Me pediste una y mil veces disculpas, no fue tu intención. Entendí, que no había culpas, una rosa tiene espinas. La planté como símbolo, como metáfora de nuestro amor. Porque el amor a veces duele, o no sería amor.

Lo que no alcanzo a entender, por más que lo pienso. Por qué salgo a hurtadillas, busco la flor, busco la espina y rozo con el dedo hasta que me la clavo un poquito. Lo justo para recordar el dolor. ¿Será que me martirizo? O me entreno por simple cautela. Por sí volviese a pasar, ya no me duela...

No dejes de leer

0 comentarios