De caza

By 4:19 ,

Cada noche salía de caza. Merodeaba las calles en busca de comida. Encontrar algo donde clavar sus afiliados colmillos, era su meta. Avanzaba despacio, impregnándose de los olores que encontraba a su paso. A lo lejos, una figura. Caminaba con paso ligero. El sonido de los tacones retumbaba en su cabeza. El olor le embriagó por completo. Olía a sangre, su olor favorito.

Se escondió detrás de un arbusto, esperando su momento. Cuando la presa estuvo a su alcance se abalanzó sin pensar, presa de la emoción.

Ella soltó un terrorífico grito que se convirtió en risa nerviosa al sentir las babas por la cara.

—¡Toby! Un día de estos vas a matarme de un infarto, grandullón. ¿Otra vez de excursión? Vas a asustar a los vecinos. Vamos a casa amigo, hoy tenemos cena especial. ¡Te he comprado un filete por bueno!

Y partió a casa, satisfecho con la expedición nocturna...

No dejes de leer

0 comentarios