Amor rebosante

By 1:11 ,

Eran, cuanto menos, una pareja peculiar. De esas que ves y te preguntas: ¿Qué verán el uno en el otro?

Ella; morena, alta y voluptuosa. Él; bajito y delgado. Siempre caminaban de la mano. Cuando se abrazaban, él enterraba la cara entre los pechos de ella. Se miraban con una devoción desmedida.

Ahora que los recuerdo, no puedo evitar que la congoja se aloje en mi estómago. Que historia tan triste. Se amaban, a pesar de sus diferencias. Reían y al resto nos consumía la envidia. Aquellos que encuentran el amor sin barreras, son unos privilegiados. Pero nada es para siempre y la tragedia se cebó con ellos.

Ella, en un acto de pasión descontrolado, le abrazó tan fuerte que sus pechos impidieron la entrada de aire. Él pataleaba, con aquellas piernecitas al aire. Ella, en pleno éxtasis no escuchó nuestros gritos. Cuando llegamos a ellos, fue demasiado tarde. Estaba muerto. Poco se pudo hacer. Intentaron reanimarlo sin éxito.
Aquellas tetas que tanto le gustaban y de las que presumía sin pudor, acabaron matándole.

Nada hemos vuelto a saber de ella. Algunos cuentan que enloqueció de dolor y se tiró por un puente. Otros, que se ha ido a vivir a otro país para empezar de nuevo.

Siempre permanecerán en nuestra memoria…

No dejes de leer

0 comentarios